el amor se esconde entre las cuerdas anónimas

null

En la vi­da de to­da per­so­na se bus­ca cu­brir los hue­cos que de­jan las per­so­nas y su ca­ri­ño que se van en­con­tran­do de­trás, el en­con­trar el mo­do de re­lle­nar­los, o no, pue­de su­po­ner un du­ro re­vés ha­cia no­so­tros mis­mos. Aunque nos de­je­mos lle­var por el pe­si­mis­mo y te­ma­mos los im­po­si­bles de nues­tro ca­ri­ño siem­pre nos que­da­rá una puer­ta abier­ta al op­ti­mis­mo. Nuestro guía y por­te­ro es Shugo Tokumaru.

Acompañamos en su ca­mino de­jan­do de­trás la me­lan­co­lía a Shugo Tokumaru por las ca­lles de uno de los su­bur­bios de Tokyo gra­cias a las im­pres­cin­di­bles gra­ba­cio­nes de La Blogothèque. La vi­da al­re­de­dor de la gui­ta­rra de Tokumaru si­gue in­tac­ta, co­mo si el fue­ra un pa­sean­te anó­ni­mo más de en­tre las im­po­lu­tas ca­lles de esa des­co­no­ci­da ca­lle tok­yo­ta. Lo ve­mos abs­traí­do, fue­ra de sí, co­mo si ca­mi­na­ra au­to­má­ti­ca­men­te y no es­tu­vie­ra to­can­do na­da, co­mo si no can­ta­ra y so­lo es­tu­vie­ra con­tán­do­nos una his­to­ria de nues­tras vi­das, una his­to­ria tan tier­na que nos re­sul­ta fa­mi­liar. Casi co­mo si él no es­tu­vie­ra allí, ca­si co­mo si no­so­tros fué­ra­mos co­mo los que es­ta­mos allí, son­rien­do bo­ba­li­co­na­men­te con fe­li­ci­dad apre­san­do ca­da ra­yo de sol que se nos acer­ca. El mun­do se de­tie­ne y to­dos los tra­zos de gris en él asu­men los in­fi­ni­tos co­lo­res de la dul­cí­si­ma voz que inun­da to­do el am­bien­te que hay al­re­de­dor, con su­ti­le­za, co­mo si no es­tu­vie­ra ahí. Y des­pués de eso so­lo que­dan los de­ta­lles, las pe­que­ñas pin­ce­la­das de la gui­ta­rra o del xi­ló­fono, los pe­que­ños gra­ba­dos de las ra­mas des­nu­das al vien­to o los mu­ros des­gas­ta­dos por mil his­to­rias. Todo lo de­más, es tan co­ti­diano co­mo men­ti­ra.

Detrás de ca­da ac­to, de ca­da de­ci­sión y pen­sa­mien­to se es­con­de la bús­que­da del ca­ri­ño ajeno en cual­quie­ra de sus for­mas. Quizás la apro­ba­ción de un pa­dre, pue­de ser que el ca­lor y los mi­mos de una ama­da o me­ra­men­te, la ad­mi­ra­ción por el tra­ba­jo de uno mis­mo. Por lo de­más, en los mo­men­tos tris­tes, siem­pre que­dan los re­ta­zos de co­lor de un Tokyo ilu­mi­na­do des­de las som­bras de un rap­so­da anó­ni­mo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *