en nuestros sueños: besos

null

Entre los se­res hu­ma­nos es co­mún la bús­que­da del pa­raí­so, ya sea per­di­do o no, ba­jo la es­fe­ra del cie­lo con­fi­gu­rán­do­se co­mo una de las re­pre­sen­ta­cio­nes más co­mu­nes en el ar­te hu­mano; sino en­con­tra­mos tal pa­raí­so lo fa­bu­la­mos. De es­te mo­do no es de ex­tra­ñar la ob­se­sión pa­ra­le­la del hom­bre por car­to­gra­fiar aque­llo que nos pue­de lle­var ha­cia tal pa­raí­so, jus­to lo que va­mos a ha­cer en es­tas li­neas con Shangri‐la de Denki Groove.

La can­ción se desa­rro­lla en unos rit­mos re­don­dos muy sexys que nos re­cuer­dan una ite­ra­ción ja­po­nis­ta de un par­ti­cu­lar­men­te ele­gan­te soul post‐Isaac Hayes. Bajo es­tas pre­mi­sas van cul­ti­van­do su so­ni­do tan par­ti­cu­lar­men­te per­so­nal de shibuya‐kei aña­dien­do unas per­cu­sio­nes tri­ba­les que re­don­dean el con­jun­to, tre­men­da­men­te sen­sual. En la le­tra se ve par­ti­cu­lar­men­te re­for­za­do es­to es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra fra­se de ese pe­ga­di­zo es­tri­bi­llo tan lleno de be­sos, don­de de un mo­do si­bi­lino in­tro­du­cen la idea cen­tral de la can­ción: el pa­raí­so (Shangri‐la) co­mo un lu­gar de paz en tan­to amor. Así ha­ce con­ti­nuas evo­ca­cio­nes ha­cia el ca­rác­ter pa­sa­do del pa­raí­so, siem­pre an­he­lan­do ese lu­gar exac­to en el pa­sa­do en que los cuer­pos se en­con­tra­ron. Pero le­jos de que­dar­se con es­ta idea nos pro­po­nen una vi­sión di­fe­ren­te, el amor es un es­ta­do que se vi­ve en ca­da ins­tan­te del tiem­po pa­sa­do o fu­tu­ro; nun­ca hay una vuel­ta ha­cia el pa­sa­do pa­ra amar. Pero aquí que­re­mos rea­li­zar una ge­nea­lo­gía del pa­raí­so co­mo el amor en el tiem­po así que vea­mos su ite­ra­ción in­me­dia­ta­men­te an­te­rior y pos­te­rior.

El ori­gen de la can­ción lo po­de­mos en­con­trar en Spring Rain de Bebu Silvetti, un fa­mo­so te­ma soul en el que ya po­dría­mos en­con­trar los ele­men­tos más vi­si­bles de la fu­tu­ra ver­sión de Denki Groove. Lo más in­tere­san­te se­ría co­mo en­fa­ti­zan la ins­tru­men­ta­ción, par­ti­cu­lar­men­te com­ple­ja aquí, has­ta ha­cer­la ca­si par­ti­ci­pe úni­ca del te­ma de­fi­nien­do su en­torno a tra­vés de sí. A di­fe­ren­cia de la an­te­rior aquí no en­con­tra­mos un par­ti­cu­lar pe­so en cier­to ca­rác­ter tri­bal sino que se ve sus­ti­tui­do por un cier­to de­je que in­clu­so aca­ba por caer en los cli­chés del dis­co. Desprovista de to­do arre­glo vo­cal nos de­ja li­bres an­te una sen­sua­li­dad des­nu­da dig­na del me­jor de los blax­ploi­ta­tion don­de las pa­la­bras son un com­ple­men­to in­ne­ce­sa­rio pa­ra un mo­men­to que só­lo pue­de con­fi­gu­rar la pa­sión. Como re­mon­tán­do­nos a un tiem­po pre­té­ri­to las úni­cas vo­ces hu­ma­nas que po­de­mos dis­tin­guir son los su­ti­les, ca­si fan­tas­ma­gó­ri­cos, su­su­rros que com­po­nen los co­ros fe­me­ni­nos de la can­ción. En el te­ma de Spring Rain el pa­raí­so se con­fi­gu­ra co­mo un lu­gar se­cre­to, na­tu­ral, an­te­rior a la caí­da en des­gra­cia del ser hu­mano; es una can­ción in­ge­nua.

La ver­sión de Saori@destiny de la can­ción de Denki Groove sin em­bar­go es un gi­ro de 360º con res­pec­to a la in­ten­cio­na­li­dad de las dos can­cio­nes an­te­rio­res. Sobreproducida has­ta la ex­te­nua­ción y con­ver­ti­da en un es­tri­den­te te­ma de elec­tro­pop aquí ha des­apa­re­ci­do to­do el ca­rác­ter tri­bal o me­ra­men­te soul de las can­cio­nes ori­gi­na­les; aquí só­lo hay una tec­ni­fi­ca­ción has­ta lo ab­sur­do del te­ma. Lo que an­tes eran co­ros fe­me­ni­nos ca­si su­su­rra­dos aquí pa­san a ser los es­tri­den­tes gri­tos de un sin­te­ti­za­dor dan­do una for­ma im­pos­ta­da­men­te dul­ce al con­jun­to. Aquí en­con­tra­mos un in­ten­to de asal­tar ese an­ti­guo pa­raí­so per­di­do; tec­no­lo­gía en mano re­mo­za e in­ten­ta re­cons­truir ese an­ti­guo lu­gar que ha­bi­tar pe­ro sin res­pe­tar ni los más bá­si­cos de sus fun­da­men­tos. En es­ta ver­sión de Shangri‐la el pa­raí­so se con­fi­gu­ra co­mo un lu­gar fal­sa­men­te per­di­do, ar­ti­fi­cial, que se crea co­mo mé­to­do de in­ten­tar sol­ven­tar esas an­sias hu­ma­nas de na­tu­ra­le­za; es una can­ción sen­ti­men­tal.

¿Qué ha­ce má­gi­ca a la can­ción de Denki Groove? El re­nun­ciar a to­da ca­te­go­ri­za­ción de na­tu­ra­le­za del pa­raí­so y, por con­si­guien­te, del amor. Donde Bebu Silvetti ve un he­cho ema­na­do de la na­tu­ra­le­za y Saori@destiny un he­cho re­pli­ca­ble des­de la bús­que­da de na­tu­ra­le­za co­mo ré­pli­ca tec­no­ló­gi­ca, ellos nos ofre­cen una vi­sión ro­mán­ti­ca: el amor es el he­cho pa­sio­nal con­sus­tan­cial al ser hu­mano no en tan­to en­te en na­tu­ra­le­za sino en tan­to en­te en pro­yec­to. En cual­quier mo­men­to, por to­do el tiem­po, con los sen­ti­mien­tos dul­ces que pa­re­cen bri­llar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *