entre el amor y la obsesión hay un nombre de mujer

null

La co­la­bo­ra­ción co­rre a car­go hoy de mi no­via Rak Zombie la cual nos de­lei­ta­rá ha­blán­do­nos de al­go de que lo sa­be mu­cho, de ci­ne de te­rror. Además pue­den en­con­trar­la en su tumblr de te­rror, co­sas mo­nas y pas­te­li­tos Ghouls and Cupcakes.

Todo ser hu­mano ha sen­ti­do ra­bia de­bi­do al re­cha­zo de aque­llos que quie­re. Normalmente uno se re­sig­na y si­gue con su vi­da nor­mal, en The Loved Ones las co­sas no se ha­cen así.

Brent es un jo­ven trau­ma­ti­za­do por la muer­te de su pa­dre, de la cual se cul­pa de­bi­do a un ac­ci­den­te de co­che cau­sa­do por la apa­ri­ción de una pre­sen­cia ex­tra­ña en la ca­rre­te­ra. El amor de su no­via le ha­ce se­guir en pie ca­da ma­ña­na y acu­dir al ins­ti­tu­to don­de pró­xi­ma­men­te se va a ce­le­brar el bai­le de fin de cur­so.

Pero hay una co­sa que él no sa­be y es que al­guien más for­ma par­te de su vi­da. Será el mo­men­to en el que Lola apa­re­ce­rá en es­ce­na. Lola, una chi­ca tí­mi­da y re­traí­da, pi­de a Brent que va­ya al bai­le con ella pe­ro él la re­cha­za co­me­tien­do un gran error. La chi­ca y su pa­dre se­cues­tra­rán a Brent, lo lle­va­rán a una ca­sa dón­de se en­con­tra­rá un am­bien­te muy pa­re­ci­do al de La ma­tan­za de Texas y co­men­za­rán a ven­gar­se por ig­no­rar a su ad­mi­ra­do­ra se­cre­ta.

Aquí co­men­za­rá la fies­ta per­fec­ta de fin de cur­so pa­ra Lola don­de ha­brá cu­chi­llos, pur­pu­ri­na, ta­la­dros, elec­ción del rey y la rei­na del bai­le e in­clu­so de­ma­sia­do in­vi­ta­dos sor­pre­sa, eso sí, a po­der ser to­do al gus­to de la an­fi­trio­na: bien cu­bier­to de san­gre. Quizás lo que me­nos le agra­de a la pro­ta­go­nis­ta se­rá to­do lo que se le vie­ne en­ci­ma des­pués.

Ésta pe­lí­cu­la con un ar­gu­men­to apa­ren­te­men­te sen­ci­llo pe­ro con unos gi­ros de guión cu­rio­sa­men­te ines­pe­ra­dos cum­pli­rá su pa­pel en to­dos los as­pec­tos. Con una fo­to­gra­fía ma­ra­vi­llo­sa y una ban­da so­no­ra más que ade­cua­da, nos aden­tra­rá en los claro‐oscuros de la tra­ma. Utilizará el per­so­na­je de Lola pa­ra mos­trar­nos dón­de nos pue­de lle­var la ob­se­sión, per­so­na­je que no se­rá ol­vi­da­do de­bi­do a su per­so­na­li­dad si­nies­tra­men­te atra­yen­te. Mezclará la ten­sión y los ele­men­tos de tor­tu­ra con un hu­mor ne­gro bas­tan­te inusual que nos lle­va­rá a un go­re sua­vi­za­do pe­ro a su vez bas­tan­te ex­pli­ci­to que in­clui­rá un rea­lis­mo sor­pren­den­te.

Para ter­mi­nar, só­lo me que­da lan­zar es­tos dos con­se­jos. El pri­me­ro, que veáis la pe­lí­cu­la. El se­gun­do, que ten­gáis mu­cho cui­da­do cuan­do va­yáis a una fies­ta, no por las per­so­nas con las que de­ci­dáis ir sino por las per­so­nas con las que de­ci­dáis no ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *