Movimientos (totales) en el arte mínimo (XXXIII)

null

La na­riz
Ryūnosuke Akutagawa
1915

En tan­to se­res vi­vos, es­ta­mos con­di­cio­na­dos por cau­sas aje­nas a nues­tra vo­lun­tad des­de el mis­mo mo­men­to de nues­tro na­ci­mien­to. Nadie eli­ge su nom­bre co­mo na­die eli­ge su fí­si­co, nos vie­nen im­pues­tos de an­te­mano, pe­ro re­sul­ta evi­den­te que son he­chos que nos con­di­cio­nan per­so­nal­men­te: vi­vi­mos a tra­vés de ellos, son nues­tra más­ca­ra, in­clu­so si no he­mos te­ni­do voz ni vo­to a la ho­ra de ele­gir­los. Pongámonos en una si­tua­ción hi­po­té­ti­ca, ¿có­mo se­ría te­ner una na­riz tan exa­ge­ra­da­men­te gran­de, tan ex­tra­va­gan­te, que su pun­ta nos to­ca­ra la bar­bi­lla, que más que agui­le­ña fue­ra de pe­lí­cano, im­pi­dién­do­nos co­mer si al­guien no nos ayu­da­ra pa­ra que no aca­be­mos con las na­ri­ces en el fon­do del pla­to?

null

Zenchi Naigu, de­vo­to mon­je bu­dis­ta, su­fre de ese mal ine­na­rra­ble. Teniendo que pa­de­cer la hu­mi­lla­ción de que un dis­cí­pu­lo sos­ten­ga su na­riz con una ta­bla mien­tras co­me pa­ra no aca­bar hun­dién­do­la en el pla­to, co­no­cien­do los mur­mu­llos de to­dos a su al­re­de­dor por su par­ti­cu­lar fi­sio­no­mía, desean­do sa­ber que hu­bo al­gún tiem­po o lu­gar en que hu­bie­ra al me­nos un hom­bre que se le pu­die­ra com­pa­rar en fi­sio­no­mía, su ob­se­sión con su pro­mi­nen­te na­riz le lle­va has­ta el ex­tre­mo más ri­dícu­lo: bus­car la ma­ne­ra de re­du­cir­la. Eso no se­rá fá­cil. Condenado ya des­de su nom­bre —en una cruel­dad tí­pi­ca de Akutagawa, ha­cien­do que su nom­bre re­mi­ta a su na­riz: nai­gu es, pro­ba­ble­men­te, una trans­li­te­ra­ción del in­glés no­se—, ha te­ni­do que so­por­tar una vi­da de su­fri­mien­to, ya que co­mo mon­je tam­po­co de­be­ría mos­trar preo­cu­pa­ción por su as­pec­to fí­si­co. Todo cam­bia cuan­do un dis­cí­pu­lo co­no­ce a un mé­di­co chino ca­paz de re­du­cir el ta­ma­ño de la na­riz, aun­que a cos­ta de un do­lo­ro­so y hu­mi­llan­te pro­ce­so. Al cual aca­ba por ac­ce­der.

A los ojos de los de­más, cam­biar su na­riz tie­ne el mis­mo efec­to que ten­dría cam­biar su nom­bre: una ex­tra­va­gan­te mues­tra de nar­ci­sis­mo. Un sin­sen­ti­do ca­ren­te de sig­ni­fi­ca­do. La ob­se­sión de Naigu re­sul­ta per­fec­ta­men­te cir­cu­lar, co­men­zan­do y aca­ban­do siem­pre en lo que los de­más pen­sa­rán de él, he ahí que su ob­se­sión no aca­be cuan­do su na­riz se vea re­du­ci­da a un ta­ma­ño nor­mal: no le mo­les­ta que su na­riz sea fea o le im­pi­da te­ner una vi­da nor­mal, sino que los de­más pien­sen que su na­riz es mons­truo­so. Contra eso no hay re­me­dio co­no­ci­do. De ahí que el cam­bio só­lo lo­gre enal­te­cer su sen­ti­mien­to, ser mal­di­to por sus dis­cí­pu­los a cau­sa del mal­tra­to al que los so­me­te y re­gre­sar a su es­ta­do an­te­rior; su na­riz enor­me, gan­chu­da, ho­rren­da has­ta el in­fi­ni­to, gi­gan­te has­ta lo ab­sur­do, no es só­lo una na­riz, es un sím­bo­lo: es cas­ti­go y re­com­pen­sa bú­di­co por aque­llo que es en su in­te­rior. Castigo, por­que es un do­lor te­ner se­me­jan­te bo­nia­to en el ros­tro; re­com­pen­sa, por­que a tra­vés de ella pue­de ca­na­li­zar su pa­ra­noia in­he­ren­te y an­to­jar­se vir­tuo­so a ojos de sus dis­cí­pu­los, con­vir­tién­do­lo en un san­to.

El ca­mino del Buda ca­re­ce de prin­ci­pio o fi­nal, só­lo es su pro­pio tran­si­tar. Por eso la his­to­ria aca­ba tal y co­mo ha co­men­za­do: con Naigu na­ri­gu­do, la­men­tan­do su suer­te, vol­vien­do so­bre los su­tras. No le que­da otra. Su na­riz es su des­tino por­que só­lo a tra­vés de ella se de­fi­ne su iden­ti­dad, aque­llo que es, in­clu­so si le des­agra­da; Naigu sin su tre­men­da na­riz só­lo es un nar­ci­sis­ta ri­si­ble, con ella es el mon­je vir­tuo­so que to­dos res­pe­tan. Ese es el pro­ble­ma de ha­ber na­ci­do: que se han de­ci­di­do de no­so­tros mu­chas co­sas de an­te­mano, sean és­tas gra­cias de dios o del es­cri­tor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *