Matar es besar

null

Rak Zombie, que ad­mi­nis­tra el re­cién re­su­ci­ta­do blog de te­rror Demonomania Nation, es otra de nues­tras ha­bi­tua­les en los es­pe­cia­les de Halloween, en­tre otros es­pe­cia­les. Eso no qui­ta pa­ra que nun­ca de­je de sor­pren­der­nos con su pro­sa ca­si poé­ti­ca que rehu­ye los lu­ga­res co­mu­nes pro­pios de la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca al uso; aque­lla que no lee­mos, por­que nos abu­rre. Sin más di­la­ción, les de­jo con lo que ella tie­ne que de­cir­nos so­bre Pontypool.

El co­no­ci­mien­to dis­tri­bui­do por dis­tin­tas áreas de la ima­gi­na­ción pue­de que sea tu ase­sino hoy, sin ni si­quie­ra sa­ber si tal dis­tri­bu­ción exis­te. Si se pien­sa co­mo la nor­ma dic­ta­ba ayer, la nor­ma se in­crus­ta en esa par­te de no­so­tros que nun­ca qui­si­mos com­pren­der. La unión de sig­ni­fi­ca­dos pue­de que dic­ta­mi­ne que hoy es el día en que no de­bis­te lan­zar tus ra­zo­nes pa­ra pi­sar el nue­vo mun­do o qui­zás pue­de que la es­fe­ra que creas­te ha­ce va­rios me­ses se es­té des­tru­yen­do por un lu­gar co­mún inexis­ten­te.

La apa­ren­te con­cep­ción que te­ne­mos de las in­fec­cio­nes vi­ra­les se trans­for­ma pa­ra avi­sar­nos de una nue­va ame­na­za. Nuestra men­te no es­tá a sal­vo de to­do lo que an­tes nos ha­bría da­do una sa­li­da ha­cia la luz. La co­mu­ni­ca­ción es­tá in­fec­ta­da y por lo tan­to nues­tra com­pren­sión se ha des­fi­gu­ra­do has­ta el in­fi­ni­to. Lo que via­ja en el so­ni­do es nues­tra muer­te, que al com­pren­der­la se ha­ce pa­ten­te en los de­más. Todos bus­can una víc­ti­ma que crear cuan­do la víc­ti­ma es ella mis­ma.

Nada es co­mo fue y si así lo fue­ra, no exis­ti­ría. Cambia to­do lo que di­jis­te por aque­llo que ja­más tu­vo sen­ti­do pa­ra con­se­guir so­bre­vi­vir en es­ta idea­li­za­da so­cie­dad de la in­for­ma­ción que nos vi­gi­la a ca­da ins­tan­te. Quién sa­be si de ese mo­do así, al­gún día, el uni­ver­so aca­ba­rá con­fron­tán­do­se una vez más pa­ra mos­trar­nos una nue­va reali­dad que ha­brá que mo­di­fi­car has­ta el ab­sur­do. Dale la vuel­ta a es­te men­sa­je, cam­bia el dis­cur­so sin nin­gún sen­ti­do o re­com­pon­drás el vi­rus en tus la­bios en­san­gren­ta­dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *