El feminismo de Bayonetta. O la emancipación a través de la(s) fantasía(s )

null

Aunque el vi­deo­jue­go es un me­dio his­tó­ri­ca­men­te mas­cu­lino, al­go pa­ten­te en có­mo se ha re­pre­sen­ta­do a la mu­jer en el mis­mo, de vez en cuan­do de­mues­tra ser lo su­fi­cien­te­men­te auto‐consciente co­mo pa­ra pa­liar (en par­te) esa cla­se de pro­ble­mas. Al igual que ha­ría Girls en te­le­vi­sión o las riot grrrls en la mú­si­ca, exis­ten cier­tos vi­deo­jue­gos que quie­ren re­pre­sen­tar a la mu­jer co­mo al­go más que «co­sas bo­ni­tas». Y si bien el tra­ba­jo (y los des­nu­dos) de Lena Dunham es in­tere­san­te, no de­ja de te­ner al­gu­nos pro­ble­mas de ba­se. La cues­tión no es si los cuer­pos no‐normativos pue­den ju­gar tam­bién con las re­glas del pa­triar­ca­do, sino si exis­te al­gún mo­do de tras­cen­der­lo.

Bayonetta es un jue­go que pue­de pa­re­cer pro­ble­má­ti­co en pri­me­ra ins­tan­cia. Bayonetta es un jue­go fran­co en su re­pre­sen­ta­ción. Su pro­ta­go­nis­ta es una bru­ja de cur­vas im­po­si­bles que va ves­ti­da con su pro­pio pe­lo que, se­gún va hi­lan­do com­bos, va des­ha­cién­do­se de par­te o la to­ta­li­dad del mis­mo. Con to­do, en nin­gún mo­men­to ve­mos na­da ex­plí­ci­to. Y si bien po­dría­mos pen­sar que Bayonetta no es más que la clá­si­ca mu­jer hi­per­se­xua­li­za­da del me­dio, es­to no es del to­do cier­to. No to­da re­pre­sen­ta­ción es siem­pre li­te­ral, pues siem­pre ca­be la po­si­bi­li­dad de que sea pa­ró­di­co. De ese mo­do, la ma­yor vir­tud de Bayonetta es la de Don Quijote: ser la pa­ro­dia hi­per­bó­li­ca de to­do aque­llo que se ha apo­de­ra­do de cier­tas for­mas del pen­sa­mien­to he­ge­mó­ni­co.

Control

Si con­si­de­ra­mos có­mo de­be­ría ser la pa­ro­dia de la hi­per­se­xua­li­za­ción que prac­ti­ca el me­dio ve­re­mos que el úni­co mo­do pa­ra ha­cer­lo es lle­var esa mis­ma se­xua­li­za­ción al ex­tre­mo. Algo que en­ca­ja con Bayonetta. Sus pier­nas, sus la­bios, sus pe­chos. Todo es exa­ge­ra­do, to­do es per­fec­to. Cada ata­que que rea­li­za la de­ja en una po­si­ción su­ge­ren­te, for­za­da has­ta el lí­mi­te, pe­ro que más que sen­sual le ha­ce pa­re­cer co­ol. Más cer­ca del es­ti­lo de Hiroyuki Imaishi que de los di­bu­jos de pin ups. Es tan ex­ce­si­vo en to­dos los ám­bi­tos de su exis­ten­cia, en su fe­mi­ni­dad, en su fi­gu­ra, en su es­té­ti­ca, que pre­ten­der ha­cer­la ob­je­to de la se­xua­li­dad aje­na es ri­dícu­lo. No es po­si­ble ob­je­ti­vi­zar a Bayonetta por­que es una ama­zo­na ple­na­men­te cons­cien­te de su se­xua­li­dad. No ha­ce fal­ta ser fea —o no ajus­tar­se al ca­non de be­lle­za pre‐establecido— pa­ra reivin­di­car el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad, por­que el pro­ble­ma nun­ca ha si­do el ca­non de be­lle­za. Es el ha­ber des­po­seí­do a las mu­je­res del con­trol de su pro­pia se­xua­li­dad.

null

La cla­ve aquí es el con­trol. Cuando con­tro­la­mos a Bayonetta nos me­te­mos en su piel, so­mos esa mu­jer per­fec­ta e im­po­si­ble, ha­cien­do que no sea­mos me­ros es­pec­ta­do­res (o im­po­si­to­res) de su se­xua­li­dad. No asu­me po­ses in­si­nuan­tes mien­tras la ob­ser­va­mos, sino mien­tras la con­tro­la­mos. Cada po­se de ba­rra de strip­tea­se, ca­da com­bo en que aca­ba prác­ti­ca­men­te des­nu­da, ca­da co­men­ta­rio na­da ve­la­da­men­te se­xual, se ha­ce siem­pre en el con­tex­to del com­ba­te, del jue­go. Ahora bien, ¿no es cier­to que el mo­do fá­cil de jue­go nos per­mi­te ju­gar con una so­la mano? Sí, pe­ro só­lo por­que ella es­tá ha­cien­do to­do el tra­ba­jo: nin­gún ju­ga­dor ob­je­ti­va la fi­gu­ra de Bayonetta, sino que es­ta ob­je­ti­va al pro­pio ju­ga­dor ha­cién­do­le ele­gir en­tre ju­gar o de­jar­se do­mi­nar por ella. No es­ta­mos an­te al­guien ex­hi­bién­do­se an­te no­so­tros, sino al­guien exi­gién­do­nos que o bien vi­vi­mos su se­xua­li­dad a su ma­ne­ra o lo más que con­se­gui­re­mos se­rá una ex­pe­rien­cia flá­ci­da que po­co o na­da tie­ne que ver con el au­tén­ti­co con­trol de esa bes­tia se­xual.

No so­mos no­so­tros los que se­xua­li­za­mos aque­llo que es Bayonetta, sino que es ella la que re­cla­ma pa­ra si la se­xua­li­dad de la que se sa­be po­see­do­ra. Lo que ha­ce es reivin­di­car su pro­pia re­pre­sen­ta­ción co­mo una fi­gu­ra de de­seo, pe­ro sin de­jar­se do­mi­nar por el otro; mien­tras que Lara Croft es un ob­je­to mas­tur­ba­to­rio que po­dría cam­biar­se por un per­so­na­je fe­me­nino me­nos ex­hu­be­ran­te sin que cam­bia­ra na­da, to­da la se­xua­li­dad que re­zu­ma Bayonetta es la ba­se esen­cial del jue­go. Tanto me­cá­ni­ca co­mo sim­bó­li­ca­men­te. Ella tie­ne con­trol pleno so­bre su pro­pia se­xua­li­dad, por­que na­rra­ti­va­men­te to­do pa­sa por y pa­ra la glo­ri­fi­ca­ción de su pro­pia per­fec­ción. No in­du­ci­da, sino ga­na­da por su pro­pia fuer­za.

Dominación♥

Al fi­nal la cues­tión cla­ve es la do­mi­na­ción. Y de ahí tam­bién la cla­ve te­má­ti­ca de la que ha­blá­ba­mos. Todo el jue­go se ve atra­ve­sa­da por una cons­tan­te re­pre­sen­ta­ción del ma­so­quis­mo en to­das sus for­mas y po­si­bi­li­da­des. Desde ta­co­nes que aplas­tan ca­be­zas has­ta po­tros de tor­tu­ra o la­gi­ta­zos, to­do es una oda al BDSM don­de la do­mi­na­trix Bayonetta de­ci­de qué se ha­ce en to­do mo­men­to. Algo a lo que ayu­da que ca­da án­gel que nos en­con­tre­mos por el ca­mino pa­rez­ca re­cién sa­li­do de una maz­mo­rra. O que las in­vo­ca­cio­nes de Bayonetta sean siem­pre ob­je­tos fe­ti­chis­tas o ani­ma­les sal­va­jes. Todo se mue­ve siem­pre en­tre la di­co­to­mía amo/esclavo, don­de ju­gar bien sig­ni­fi­ca ejer­cer bien de amo. O ama. Porque Bayonetta no de­ja ni un mo­men­to de ejer­cer de ama bru­tal con­tra un pu­ña­do de án­ge­les que se lan­zan ha­cia ella con de­seo.

Hilándolo con el te­ma del con­trol, eso tie­ne evi­den­tes con­se­cuen­cias me­cá­ni­cas. El jue­go no nos po­ne fá­cil (sal­vo que eli­ja­mos el mas­tur­ba­to­rio, y por ex­ten­sión in­com­ple­to, mo­do de una so­la mano) la ex­pe­rien­cia. Haciendo de ca­ta­li­za­dor sa­do­ma­so­quis­ta, nues­tro pro­pio pla­cer es de­pen­dien­te de nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra en­fren­tar­nos al jue­go: pa­ra lle­gar a ser la ama per­fec­ta te­ne­mos que, pri­me­ro, ex­pe­ri­men­tar in­fi­ni­dad de gol­pes. No lle­ga­mos de en­tra­da a ha­cer la eje­cu­ción per­fec­ta. Tenemos que des­cu­brir el pla­cer in­he­ren­te en ese in­ter­cam­bio de fuer­zas, en esa po­si­ción hí­bri­da, en la cual, tras su­frir in­fi­ni­dad de da­ños y co­no­cer ín­ti­ma­men­te a nues­tros pa­ter­nai­res, ya so­mos ca­pa­ces de in­frin­gir­les do­lor del mo­do más efi­cien­te po­si­ble.

Ahí es tam­bién don­de Bayonetta cas­tra nues­tra po­si­ble ob­je­ti­vi­za­ción de su fi­gu­ra. Nos con­vier­te en ma­so­quis­tas. Si que­re­mos ver sus pos­tu­ras más su­ge­ren­tes, de­be­mos a su vez ju­gar bien. Cuanto más y me­jor sa­be­mos con­tro­lar­la, lle­var­la a ella al éx­ta­sis, más nos con­ce­de a no­so­tros el fa­vor de po­der dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. En to­do mo­men­to nos im­po­ne su rit­mo, su se­xua­li­dad y pers­pec­ti­va so­bre el se­xo. Nosotros so­mos los es­cla­vos: so­mos cas­ti­ga­dos con su de­sidia cuan­do lo ha­ce­mos mal, so­mos re­com­pen­sa­dos con su se­xua­li­dad cuan­do lo ha­ce­mos bien. Donde la ob­je­ti­vi­za­ción pre­ten­de que la se­xua­li­dad es­tá dis­po­ni­ble siem­pre y en to­do mo­men­to pa­ra quien la desea, Bayonetta im­po­ne sus pro­pias re­glas.

Bayonetta es sa­do­ma­so­quis­ta, fe­me­ni­na, se­xual­men­te ac­ti­va, ma­ter­nal —co­mo se en­car­ga de re­cor­dar­nos la na­rra­ti­va, con ni­ña in­vo­lu­cra­da en el pro­ce­so— y auto‐consciente de sí mis­ma. En su­ma, una mu­jer eman­ci­pa­da.

Clímax

null

Pero Bayonetta aun se per­mi­te un úl­ti­mo chis­te fi­nal: el ar­ma de­fi­ni­ti­va del jue­go só­lo se pue­de des­blo­quear cuan­do com­ple­ta­mos el mo­do Clímax sin des­can­so. Este mo­do de jue­go, que ya nos de­ja cla­ro que se­rá co­mo un ago­ta­dor pol­vo non stop con la ti­gre­sa más sal­va­je del mun­do, nos ma­cha­ca­rá en un ejer­ci­cio de ma­so­quis­mo re­cí­pro­co tan bru­tal co­mo sa­tis­fac­to­rio que só­lo aca­ba­rá cuan­do ha­ya­mos ex­plo­rad tan pro­fun­da­men­te el me­ca­nis­mo del jue­go que lo co­noz­ca­mos has­ta sus más ín­ti­mos re­co­ve­cos; só­lo cuan­do he­mos des­cu­bier­to co­mo sa­tis­fa­cer de for­ma ín­ti­ma y ab­so­lu­ta los de­seos de Bayonetta, con­se­gui­re­mos des­blo­quear el ar­ma de­fi­ni­ti­va del jue­go. ¿Y cual es és­te pro­di­gio de la téc­ni­ca por el cual ne­ce­si­ta­mos con­ver­tir­nos en unos dio­ses de la eje­cu­ción (se­xual) per­fec­ta? Conversación ín­ti­ma. Después de la más lar­ga y bru­tal se­sión de jue­go, que­da la ín­ti­ma char­la en la cual ella se nos abre en una char­la don­de ca­da gol­pe es un éx­ta­sis de­fi­ni­ti­vo don­de des­trui­mos a ca­da uno de nues­tros enemi­gos. La me­tá­fo­ra aquí es tan evi­den­te, tan pre­cla­ro el sim­bo­lis­mo fe­mi­nis­ta -que no ne­ce­sa­ria­men­te fe­me­nino, pues es­to tam­bién es una li­be­ra­ción mas­cu­li­na: la ca­tar­sis de esa in­ti­mi­dad ab­so­lu­ta don­de dos son uno se pro­du­ce pa­ra am­bos al cons­ti­tuir­se co­mo unidad‐ que no me mo­les­ta­ré en ex­pli­car­lo.

¿Cuál es ese pro­di­gio de la téc­ni­ca que nos obli­ga a con­ver­tir­nos en dio­ses de la eje­cu­ción (sa­do­ma­so­quis­ta) per­fec­ta? Conversación ín­ti­ma. Después de la más lar­ga y bru­tal se­sión de jue­go, lo úl­ti­mo que que­da es la char­la de al­moha­da. Ya no el se­xo, sino la in­ti­mi­dad de abrir­se al otro. La me­tá­fo­ra aquí es tan evi­den­te, tan cla­ra, que re­sul­ta­ría in­sul­tan­te ex­pli­car­la.

Tal vez Bayonetta no sea el Don Quijote de los vi­deo­jue­gos (y el fe­mi­nis­mo), pe­ro hay cla­ros pa­ra­le­lis­mos. A fin de cuen­tas, ha sa­bi­do con­ju­gar la pa­ro­dia con la reivin­di­ca­ción que tras­cien­de la me­ra sá­ti­ra a tra­vés de la na­rra­ti­va. Y de la me­cá­ni­ca. Poder do­mi­nar ca­da ges­to de Bayonetta pa­sa por no con­si­de­rar­la un ob­je­to, sino un su­je­to que ne­ce­si­ta ser com­pren­di­do. Conocer sus reac­cio­nes de for­ma tan pro­fun­da que ella y no­so­tros sea­mos só­lo uno. Exactamente lo mis­mo que ocu­rre en el amor o el se­xo. Y al com­pren­der­la, no só­lo dis­fru­ta ella, sino que des­cu­bri­mos en no­so­tros un nue­vo mo­do de pla­cer que va más allá del con­trol o la do­mi­na­ción: po­der sa­ber­nos des­nu­do y vul­ne­ra­bles al la­do de otra per­so­na.

2 thoughts on “El feminismo de Bayonetta. O la emancipación a través de la(s) fantasía(s )”

  1. Debo de­cir que me sor­pren­dió mu­cho es­ta re­fle­xión, no soy muy cla­va­da de los vi­deo­jue­gos (ape­nas em­pie­zo a des­cu­brir es­te cam­po de en­tre­te­ni­mien­to) pe­ro si muy in­tere­sa­da en los te­mas de gé­ne­ro, fe­mi­nis­mo, se­xua­li­dad y de­más re­la­cio­na­dos.
    Y pien­so que de­jar cla­ro que el jue­go y su pro­ta­go­nis­ta son ale­go­rías de al­go más en la reali­dad; le da ese pe­so bien me­re­ci­do de Arte, con ma­yús­cu­la por­que no es me­nor que cual­quier otra dis­ci­pli­na. Muchas fe­li­ci­da­des has con­ven­ci­do a una es­cép­ti­ca. n_n Excelente tra­ba­jo.

  2. Me ale­gra que ha­ya ser­vi­do no só­lo pa­ra con­ven­cer a los con­ven­ci­dos, sino tam­bién pa­ra po­der lle­gar has­ta quie­nes no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con el me­dio. Medio que tie­ne su par­te tó­xi­ca, pe­ro que to­da­vía es jo­ven co­mo pa­ra con­de­nar­lo en pleno por sus erro­res.

    Muchas gra­cias por leer y co­men­tar. Espero que si­gas su­mer­gién­do­te en es­te mun­do que, per­so­nal­men­te, con­si­de­ro tan fas­ci­nan­te.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *