Movimientos (totales) en el arte mínimo (XXVII)

null

Military!
Hiroshi Kimura
2015

Ella era pri­me­ra te­nien­te del ejér­ci­to de Krakozhia y ve­nía a pro­te­ger­me. Me se­du­je­ron sus for­mas sua­ves, su as­pec­to re­don­dea­do, sus ojos gran­des, su Remington M 700 con el cual me abrió un ter­cer ori­fi­cio na­sal des­pués de de­rri­bar la cuar­ta pa­red de mi ca­sa con un tan­que: ella era pri­me­ra te­nien­te del ejér­ci­to de Krakozhia y era una lo­li­ta. En me­nos de un mi­nu­to es­tá­ba­mos ha­blan­do de las bra­gas es­tam­pa­das de su com­pa­ñe­ra, se­gun­da te­nien­te del ejér­ci­to de Krakozhia. Eran ado­ra­bles. Su co­ne­ji­to nos mi­ra­ba des­de su cu­lo en pom­pa sin nin­gún mo­ti­vo más allá del fan­ser­vi­ce, un panty shot gra­tui­to que me ce­gó du­ran­te al­gu­nos se­gun­dos, su­fi­cien­te pa­ra po­ner­me en si­tua­ción de re­ci­bir un dis­pa­ro de un lan­za­cohe­tes AT‐4 a la al­tu­ra de la zo­na in­gui­nal. Durante al­gu­nos se­gun­dos per­dí el co­lor de mi cuer­po.

null

Ellas eran lo­li­tas del ejér­ci­to de Krakozhia y ve­nían a pro­te­ger­me. Ellas eran pe­que­ñas y co­le­gia­las y te­nían ten­den­cia a en­se­ñar las bra­gas y to­car­me el pa­que­te y ha­cer chis­tes su­cios im­pro­pios de ni­ñas, co­mo era im­pro­pio que car­ga­ran con ar­mas o sa­ca­ran tan­ques de la na­da o que el ec­chi inun­da­ra nues­tras vi­das co­mo las ca­ta­ra­tas de tes­tos­te­ro­na mal en­fo­ca­das inun­dan los sue­ños del mun­do ota­ku. Aquello era lo­li­con. Era lo­li­con, pe­ro pa­re­cía la fan­ta­sía pi­can­te de un ado­les­cen­te in­tro­ver­ti­do ob­se­sio­na­do con las ar­mas de asal­to yen­do de speed en me­dio de una ra­ve don­de un gru­po de lo­li­tas de diez años jue­gan al paint­ball con pin­tu­ra fluo­res­cen­te. Rápido, du­ro, in­com­pren­si­ble. Cuando su gue­rra de tan­ques des­tru­yó el pues­to de fan­zi­nes pa­ra­mi­li­ta­res del co­man­dan­te de al­gún ejér­ci­to des­co­no­ci­do, llo­ré en si­len­cio por la muer­te de la ac­ti­tud crí­ti­ca de los ca­dá­ve­res —aho­ga­dos en tes­tos­te­ro­na, arro­ja­dos al océano por olas de tes­tos­te­ro­na, aplas­ta­dos y va­pu­lea­dos y mar­ti­ri­za­dos por un kra­ken mons­truo­so com­pues­to ex­clu­si­va­men­te de tes­tos­te­ro­na— que lle­va­ban col­ga­do un car­tel lu­mi­no­so al cue­llo don­de po­nía «pro­duc­to­res». Antes de po­der re­po­ner­me, re­ci­bí 370 dis­pa­ros de una AG Strojnica ERO que ha­bían es­con­di­do en las ma­nos de un di­bu­jan­te pres­to.

Ellas eran te­nien­tes del ejér­ci­to de Krakozhia y lo­li­tas y veían a pro­te­ger­me, pe­ro no pa­ra­ban de dis­pa­rar­me. No san­gra­ba, pe­ro no po­día de­jar de mi­rar­las. Infantiles, bo­bas, sin mo­ti­vo, se arre­mo­li­na­ban al­re­de­dor de la au­sen­cia de dis­cur­so crí­ti­co pa­ra dis­pa­rar­me hu­mor hue­co, una gue­rra con­tra cual­quier «-is­mo» que aten­ta­ra con­tra el sta­tu quo de una gue­rra que de­cían que no iba con ellas. Pero dis­pa­ra­ban. Vivían fe­li­ces en la moe­fi­ca­ción de sus días, dis­pa­rán­do­me a pe­sar de que no san­gra­ba y no po­día de­jar de mi­rar­las y me sen­tía su­cio de al­gún mo­do por ha­cer­lo.

Ellas eran moe y ve­nían a en­tre­te­ner­me. Y en­ton­ces les di­je «¿sa­bes có­mo lla­mo al en­tre­te­ni­mien­to va­cío? Tumor exis­ten­cial» y ellas res­pon­die­ron «ya, ¿y a mí qué?» an­tes de dis­pa­rar­me con una IMI Desert Eagle que no me hi­zo san­grar, pe­ro me hi­zo per­der el co­lor de mi cuer­po du­ran­te unos se­gun­dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *