Nunca el templo al dios desconocido queda vaciado de futuro

null

My Beautiful Dark Twisted Fantasy, de Kanye West

Aquello que se es­ta­ble­ce co­mo una obra de cul­to no lo es por el ca­pri­cho gra­tui­to de una co­mu­ni­dad de gus­tos aje­na al co­mún de los mor­ta­les, sino por­que con­tie­ne en su seno una trans­pa­ren­te ar­ti­ci­dad que só­lo es vi­si­ble pa­ra aque­llos que sa­ben ob­ser­var­la. El cul­to se da ha­cia aque­llo que nos ins­pi­ra un sen­ti­mien­to atroz, que des­ga­rra nues­tra car­ne des­de su pro­pio in­te­rior. Desde es­ta pers­pec­ti­va se pue­de com­pren­der en­ton­ces que aque­llo que se es­ta­ble­ce de cul­to, que se da pa­ra el cul­to, es por­que de he­cho trans­cien­de su pro­pia con­di­ción in­me­dia­ta; cuan­do un fe­nó­meno cul­tu­ral o ar­tís­ti­co se con­vier­te de cul­to es por­que con­tie­ne den­tro de sí un es­pe­jo don­de ver­nos re­fle­ja­dos de for­ma pro­fun­da.

¿Por qué en­ton­ces My Beautiful Dark Twisted Fantasy de­be­ría en­ten­der­se co­mo una obra de cul­to en el pa­ra­dig­ma de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea? Porque Kanye West, ne­gro sa­cer­do­te de la cul­tu­ra pop, con­si­gue con su tra­ba­jo un via­je sa­gra­do que se pro­yec­ta co­mo mi­sa don­de la san­gre y la car­ne que se da al cre­yen­te de­vie­nen bi­lis y mu­da­da car­ne del clé­ri­go; es­ta es la cró­ni­ca im­po­si­ble de un as­cen­so mí­ti­co, una vi­sión di­ver­gen­te del mun­do ba­ña­da en los os­cu­ros neo­nes de la no­che. Y es así no só­lo por­que es­té­ti­ca­men­te es­té siem­pre a un pa­so del abis­mo —que sí, co­mo se con­tem­pla en los cam­bios li­sér­gi­cos en­tre las pa­la­bras en neo­nes y los ac­tos en blan­co y ne­gro en All Of The Lights—, sino tam­bién por­que esa pos­tu­ra no que­da úni­ca­men­te en la no­ción de lo es­té­ti­co, lo mu­si­cal: el dis­cur­so que adop­ta a lo lar­go de to­do su ex­tra­va­gan­te desa­rro­llo siem­pre se si­túa co­mo un re­fle­jo de esa lu­mi­no­sa os­cu­ri­dad que nos exi­ge vis­lum­bre­mos en la no­che. He ahí la in­tro­duc­ción del dios des­co­no­ci­do en nues­tro par­na­so.

El pa­pel del dios des­co­no­ci­do en la an­ti­gua Roma se da­ba en los tem­plos de­di­ca­dos es­pe­cial­men­te al cul­to de un dios cual­quie­ra fue­ra és­te, pues se acep­ta­ba que los ex­tran­je­ros pu­die­ran traer con ellos sus pro­pias di­vi­ni­da­des; el dios des­co­no­ci­do es aquel que es di­fe­ren­te pe­ro se es­ta­ble­ce den­tro de la co­mu­ni­dad di­vi­na, es a quien se acep­ta in­clu­so sien­do un ab­so­lu­ta­men­te otro. Es por eso que el dios des­co­no­ci­do —o ma­re­bi­to, si que­re­mos ajus­tar el lé­xi­co pa­ra ha­cer pa­ra­le­lis­mos su­ge­ren­tes— es aquel que se nos pre­sen­ta co­mo si siem­pre hu­bie­ra es­ta­do pre­sen­te en nues­tro pro­pio pre­sen­te: su po­si­ción es la de en­ti­dad ab­so­lu­ta­men­te ori­gi­na­ria. Siguiendo es­te pa­ra­le­lis­mo, Kanye West se­ría el dios/sacerdote que vie­ne de la no­che, de más allá de lo co­no­ci­do, pa­ra na­rrar­nos to­do aque­llo del mun­do que aun no co­no­cía­mos pe­ro de­be­ría­mos acep­tar co­mo pro­pio. El dios des­co­no­ci­do es aquel que trae la his­to­ria del mun­do aun por co­no­cer.

Como dios/sacerdote des­co­no­ci­do, West se ro­dea de los me­jo­res pro­duc­to­res e in­tér­pre­tes de la mú­si­ca ne­gra pa­ra ofi­ciar una mi­sa don­de na­rrar­nos en for­ma de epo­pe­ya los acon­te­ci­mien­tos del mun­do pre­sen­te que han que­da­do ocul­ta­dos en las rui­nas de la no­che. Desde tal pers­pec­ti­va, mi­ra des­de el hip‐hop to­do aque­llo que le in­tere­sa y que des­de nues­tra pro­pia pers­pec­ti­va no pue­de te­ner ne­xo al­guno con él: el soul, las imi­ta­cio­nes à la Erik Satie de Aphex Twin y el ba­llet ru­so de prin­ci­pios del si­glo XX, en­tre otros mu­chos mo­vi­mien­tos que en­cuen­tran aquí re­la­ción. Todo en­ca­ja a la per­fec­ción co­mo par­te de una car­to­gra­fía im­po­si­ble del mun­do. En es­te sen­ti­do, MBDTF se nos pre­sen­te co­mo un os­cu­ro y per­so­na­lí­si­mo me­ta­re­la­to don­de se da for­ma la his­to­ria se­cre­ta de aque­llos ex­clui­dos de al­gún mo­do de la con­for­ma­ción do­mi­nan­te del mis­mo; el ne­gro, la mu­jer, el ri­co, el fa­mo­so, el di­le­tan­te: to­dos ellos en­cuen­tran aquí cier­ta po­si­ción, una si­tua­ción pa­ra sí mis­mos. Ahora bien, es­to no sig­ni­fi­ca que se cie­rre en dar un sen­ti­do pleno y ab­so­lu­to en la con­ti­nui­dad de la his­to­ria, pues aun­que lan­za ca­bos unien­do lo cul­to y lo po­pu­lar, lo cen­tral y lo lí­mi­te, se nos mues­tra co­mo una por­ción de una his­to­ria aun en cons­tan­te de­ve­nir. West ofi­cia una vi­sión que ni em­pie­za ni aca­ba en él, pe­ro a tra­vés de su car­ne per­mi­te com­pren­der aque­llo que creía­mos co­mo más allá de nues­tro pro­pio mun­do.

El dis­co es po­li­mor­fo, arre­ba­ta­dor, ca­tár­ti­co; un pe­que­ño pe­da­zo de fas­ci­na­ción crea­do pa­ra el cul­to. Un dis­co tan in­men­so, ca­te­dra­li­cio en su fon­do y for­ma, que cual­quier tra­ba­jo fu­tu­ro que in­ten­te re­tra­tar los már­ge­nes prohi­bi­dos de aque­llos ol­vi­da­dos en la no­che de la his­to­ria es­tá ne­ce­sa­ria­men­te abo­ca­do al fra­ca­so: West ofi­cia una ce­re­mo­nia ex­clu­si­va que no pue­de re­pe­tir­se sin ser ne­ga­da, por­que pa­ra in­cluir a los ex­clui­dos des­pués de él ha­bría an­tes que des­cu­brir al dios de aque­llos que aun nos son des­co­no­ci­dos. El mun­do aca­ba hoy en Kanye West, y pa­ra lle­var­lo más allá an­tes ten­dría que arri­bar en nues­tras cos­tas aquel dios que aun no he­mos co­no­ci­do.

Ésta es la ele­gía se­cre­ta de la cul­tu­ra di­se­ca­da, de aque­lla vi­sión del mun­do que ha pre­ten­di­do po­der es­ta­ble­cer un fin de la his­to­ria en el cual ya no ca­be ne­ce­si­tar en­ten­der na­da más. Kanye West se nos apa­re­ce pa­ra re­cor­dar­nos que aun que­dan in­fi­ni­dad de dio­ses des­co­no­ci­dos, de ma­re­bi­tos que de­be­rán arri­bar en nues­tra cos­ta en al­gún mo­men­to más allá de nues­tra com­pren­sión. Y ca­si se­gu­ra­men­te, ve­rán al­go don­de es­con­di­mos las flo­res de la ver­güen­za.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *