Puertas hacia el interior‐exterior. Sobre «La utilidad de lo inútil» de Nuccio Ordine

nullNo exis­te na­da nue­vo en el pen­sa­mien­to de lo útil. Desde tiem­pos in­me­mo­ria­les se ma­tan a los ni­ños que na­cen inú­ti­les pa­ra sus la­bo­res —en­ten­dien­do por ello una am­plia pers­pec­ti­va de acon­te­ci­mien­tos de­pen­dien­do del con­tex­to: des­de no te­ner pier­nas has­ta ser mu­jer, lo que se con­si­de­ra «inú­til» de­pen­de de las co­yun­tu­ras eco­nó­mi­cas de ca­da cul­tu­ra— del mis­mo mo­do que se aban­do­na a los an­cia­nos en los mon­tes o en re­si­den­cias por no ser na­da más que un es­tor­bo; quien no pro­du­ce no va­le na­da, por­que el úni­co va­lor po­si­ble es aquel que se da a tra­vés de la uti­li­dad de las co­sas. Quien no ge­ne­ra ca­pi­tal eco­nó­mi­co, pro­du­ce gas­to. Cuando nos ob­ce­ca­mos en la po­se­sión apu­ña­la­mos nues­tra hu­ma­ni­dad pa­ra abra­zar la po­si­bi­li­dad de la po­se­sión, de am­pliar nues­tro ca­pi­tal, in­clu­so si eso no sig­ni­fi­ca vi­vir me­jor o más apa­ci­ble­men­te; no se bus­can me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, ni si­quie­ra una bue­na vi­da, sino el he­cho mis­mo de po­seer más de lo que sea te­nía an­tes in­clu­so si es, iró­ni­ca­men­te, una po­se­sión inú­til.

Cuando de­ci­mos «útil», sin em­bar­go, que­re­mos de­cir «que ge­ne­ra be­ne­fi­cios mer­can­ti­les de al­gu­na cla­se». Bien es cier­to que po­dría­mos de­fen­der lo inú­til des­de den­tro de la eco­no­mía de la uti­li­dad adu­cien­do que la cul­tu­ra ge­ne­ra di­ne­ro y em­pleo a tra­vés de la in­dus­tria cul­tu­ral —co­sa que de­fien­de Ordine, aun­que sea una con­ce­sión erra­da den­tro de su dis­cur­so — , pe­ro in­clu­so en­ton­ces es­ta­mos abor­dan­do la pro­ble­má­ti­ca des­de una óp­ti­ca que con­ta­mi­na nues­tro acer­ca­mien­to ha­cia la mis­ma; si con­si­de­ra­mos la cul­tu­ra des­de el be­ne­fi­cio in­me­dia­to, del di­ne­ro que pue­de ge­ne­rar, da­re­mos sa­li­da no a las obras más in­tere­san­tes o be­ne­fi­cio­sas, sino a las más ren­ta­bles. Y ren­ta­bi­li­dad no es si­nó­ni­mo de ca­li­dad. Eso no sig­ni­fi­ca que bus­car el be­ne­fi­cio sea ne­ga­ti­vo per sé, sino que esa no de­be ser la prin­ci­pal fun­ción de la cul­tu­ra: na­die es me­nos ar­tis­ta por crear pen­san­do en el di­ne­ro, pe­ro sí por po­ner la ren­ta­bi­li­dad por en­ci­ma de la plas­ma­ción efec­ti­va de sus ideas. El pro­ble­ma no es que lo útil sea un va­lor de apre­cia­ción en cual­quier ám­bi­to de lo hu­mano, sino que sea el úni­co va­lor a con­si­de­rar.

Dado el pen­sa­mien­to im­pe­ran­te en nues­tro tiem­po, re­sul­ta im­per­ti­nen­te de­cla­rar en pú­bli­co que son más im­por­tan­tes las per­so­nas que la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas. Abriéndose hue­co en­tre las grie­tas ge­ne­ra­das en esa for­ma de pen­sar, in­ten­tan­do ha­cer­las un po­co más gran­de, Nuccio Ordine exuda eru­di­ción des­gra­nan­do clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra y la fi­lo­so­fía en bús­que­da de esa qui­mé­ri­ca uti­li­dad de lo inú­til que pro­me­te el tí­tu­lo de su ma­ni­fies­to; inuti­li­dad que no es tal, ya que se­ría pre­su­po­ner que es­tá ca­ren­te de cua­li­da­des o uso: la cul­tu­ra hu­ma­nís­ti­ca, si es que no di­rec­ta­men­te hu­ma­na, sir­ve pa­ra co­nec­tar con aque­llo que ha­bi­ta más pro­fun­da­men­te en no­so­tros. Cuando lee­mos a los clá­si­cos sen­ti­mos co­mo si to­ca­ran cuer­das que no sa­bía­mos que es­ta­ban ahí, re­mue­ven nues­tras cons­cien­cias y nues­tros co­ra­zo­nes, ha­cién­do­nos sen­tir to­ca­dos por una mano bru­ja que nos con­du­ce ha­cia otra par­te más ín­ti­ma, más pro­fun­da, de no­so­tros mis­mos. La cul­tu­ra es el es­pe­jo don­de po­de­mos ob­ser­var aque­llo que no po­de­mos ver en no­so­tros mis­mos.

null

Si de­ci­mos «cul­tu­ra hu­ma­nís­ti­ca, si es que no di­rec­ta­men­te hu­ma­na», es por­que Ordine aca­ba de­fen­dien­do lo evi­den­te: la cien­cia tam­bién es par­te de esa cul­tu­ra, per­ju­di­ca­da a su vez por el uti­li­ta­ris­mo con­tem­po­rá­neo. La cien­cia es par­te esen­cial de la cul­tu­ra, del sec­tor de­fe­nes­tra­do en fa­vor de ac­ti­vi­da­des más ren­ta­bles eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do. Las ma­te­má­ti­cas pu­ras, cu­yo in­te­rés es el des­cu­bri­mien­to abs­trac­to, o la cien­cia bá­si­ca, que es un sus­tra­to de co­no­ci­mien­to que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que te­ner apli­ca­ción al­gu­na, son for­mas que no só­lo com­par­ten la com­ple­ta des­preo­cu­pa­ción por el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co in­me­dia­to de las hu­ma­ni­da­des, sino tam­bién al­go más: la bús­que­da del «por qué» de las co­sas. El des­cu­bri­mien­to de to­do aquel co­no­ci­mien­to que, en pri­me­ra ins­tan­cia, nos es ve­la­do por las cir­cuns­tan­cias.

Es ló­gi­co en­ton­ces que Ordine ten­ga cier­to pre­jui­cio efec­ti­vo, in­clu­so cuan­do no se per­ca­ta de ello. Defiende los clá­si­cos co­mo al­go inal­can­za­ble, una ver­dad áu­rea, cuan­do de­be­ría si­tuar­los a la al­tu­ra del sue­lo; ni son en­ti­da­des inac­ce­si­bles ni es ló­gi­co ali­men­tar­se só­lo de clá­si­cos. Las obras de hoy son los clá­si­cos del ma­ña­na. Por eso, en su de­fen­sa en­co­na­da, tam­bién ale­ja a las per­so­nas de lo inú­til, ha­cién­do­lo ver co­mo una ne­ce­si­dad im­pe­ra­ti­va. La li­te­ra­tu­ra, la fi­lo­so­fía, la cien­cia y las ma­te­má­ti­cas com­par­ten la bús­que­da del «por qué», la sa­tis­fac­ción de la cu­rio­si­dad de las per­so­nas, no la bús­que­da de un be­ne­fi­cio in­me­dia­to, só­lo que de or­den ético‐moral en vez de eco­nó­mi­co.

Sentimos cu­rio­si­dad por lo be­llo, por lo ex­tra­ño, por lo que no com­pren­de­mos, por­que es­tá más allá de nues­tra ex­pe­rien­cia in­me­dia­ta; lo inú­til es lo in­com­pren­si­ble, lo in­con­tro­la­ble, aque­llo que no se nos da en el en­ten­di­mien­to en pri­me­ra ins­tan­cia, sino que es ne­ce­sa­rio des­en­tra­ñar­lo en el jui­cio: es aque­llo que só­lo po­de­mos com­pren­der des­pués de pa­rar­nos, res­pi­rar hon­do y re­fle­xio­nar so­bre lo que he­mos vi­vi­do. Es un pro­ce­so de in­tros­pec­ción. En la uti­li­dad de lo inú­til se en­cuen­tra el ger­men del mun­do, to­da po­si­bi­li­dad de co­no­cer nues­tro en­torno, en tan­to opor­tu­ni­dad de pa­rar­nos du­ran­te unos mi­nu­tos pa­ra re­fle­xio­nar so­bre to­do cuan­to nos ro­dea.

La cul­tu­ra no es me­ro en­tre­te­ni­mien­to, fuen­te de be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co o pres­ti­gio so­cial, sino una ma­ne­ra de com­pren­der me­jor el mun­do que nos ro­dea. Lo cual nos in­clu­ye a no­so­tros mis­mos.

2 thoughts on “Puertas hacia el interior‐exterior. Sobre «La utilidad de lo inútil» de Nuccio Ordine”

  1. Muy bue­nas, Álvaro.

    Tiene us­ted un email mío en su di­rec­ción de con­tac­to pe­ro des­co­noz­co si le lle­gó.

    Un sa­lu­do.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *