Jaque al realismo sensacionalista. Sobre «Señores del Caos» de Michael Moynihan y Didrik Søderlind

null

Afirmar que la pren­sa no tie­ne in­terés por lo real, o no más allá de los mo­ne­ta­rios, es un as­pec­to ex­tra­po­la­ble al res­pec­to de ca­si cual­quier pro­fe­sión; la to­tal au­sen­cia de com­pro­mi­so con la ver­dad o la ca­li­dad, sien­do com­pro­mi­sos co­rre­la­ti­vos, es una de las más lú­gu­bres pro­ble­má­ti­cas de nues­tros días. No hay aná­li­sis, hay sen­sa­cio­na­lis­mo. Cualquier in­for­ma­ción vie­ne me­dia­da siem­pre por auto-censura co­mo en­ten­di­mien­to tá­ci­to don­de no de­cir na­da que pue­da in­co­mo­dar a los po­de­res fác­ti­cos, asu­mi­da por cons­tan­te cul­tu­ral —po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa, tan­to da — , e in­clu­so in­vir­tien­do re­cur­sos en ma­ni­pu­lar la reali­dad. Nada es ver­dad, to­do es­tá per­mi­ti­do: el pro­ble­ma es que la apro­pia­ción de la ver­dad se ha pro­du­ci­do, vio­lan­do la po­si­bi­li­dad de ver­dad, por par­te de ver­du­gos que se afir­man cro­nis­tas. Toda reali­dad ha de­ve­ni­do sen­sa­cio­na­lis­mo en la óp­ti­ca pe­rio­dís­ti­ca.

Si exis­te gé­ne­ro con­ta­mi­na­do por ex­ce­len­cia, sien­do el pe­rio­dis­mo cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra cual­quier for­ma su­brep­ti­cia o des­ca­ra­da de ha­cer del me­dio mo­do de mu­tar el men­sa­je, ese es la cró­ni­ca ne­gra en su ten­den­cia ha­cia la lec­tu­ra sen­sa­cio­na­lis­ta, ha­cia el jui­cio su­per­fi­cial que bus­ca na­da más que crear un es­ta­do de alar­ma so­cial a tra­vés de ori­gi­nar ame­na­zas in­vi­si­bles que creen la ne­ce­si­dad de leer pe­rió­di­cos. Lo que ha­cen los es­ta­dos por po­der, pe­ro con los aún más dis­cu­ti­bles fi­nes de ga­nar di­ne­ro. No es el ca­so de Señores del Caos, cró­ni­ca ne­gra que abor­da con pro­fun­di­dad sis­te­má­ti­ca los he­chos que con­du­cen ha­cia sus abo­mi­na­bles con­se­cuen­cias; lo fá­cil hu­bie­ra si­do re­tra­tar el black me­tal des­de su pre­sun­ción ma­lig­na: fá­cil en tan­to re­sul­ta sen­ci­llo em­ba­dur­nar de ama­ri­llo o ro­sa las pá­gi­nas es­cri­tas so­bre su­ce­sos fu­nes­tos, es­pe­cial­men­te cuan­do es­ca­lan has­ta lo mor­tal o lo te­rro­ris­ta, ya no di­ga­mos cuan­do ade­más se mue­ven en el te­rre­no or­ga­ni­za­do; ca­da pe­que­ña ad­he­sión es un pun­to más ha­cia el tra­ta­mien­to sen­sa­cio­na­lis­ta. Su mé­ri­to es no de­jar­se lle­var por la ten­den­cia sen­sa­cio­na­lis­ta, o no ha­cer­lo en ex­ce­so, des­mon­tan­do en el pro­ce­so gran par­te de las ar­qui­tra­mas cons­pi­ra­to­rias crea­das por el ham­bre ama­ri­llis­ta de las no­ti­cias.

Aunque no siem­pre. En oca­sio­nes Michael Moynihan y Didrik Søderlind, au­to­res del li­bro, se de­jan lle­var por el sen­sa­cio­na­lis­mo que ata­can y aca­ban ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes en ex­ce­so ama­ri­llas, aun­que ape­nas sí pe­que­ños re­duc­tos de car­dos en cam­po de mar­ga­ri­tas. O igle­sias en­tre fior­dos.

No por cró­ni­ca ne­gra cen­tra­da tam­bién en el ám­bi­to so­cio­ló­gi­co que co­lin­da más con lo mu­si­cal que con las cos­tum­bres; aun­que se nos ven­da co­mo una his­to­ria del black me­tal, co­sa que es al me­nos en tan­to mo­vi­mien­to vio­len­to, su acer­ca­mien­to re­sul­ta or­to­do­xo al res­pec­to de sus in­ten­cio­nes: po­co tie­ne de pro­fun­di­dad en el ám­bi­to mu­si­cal o so­no­ro, mas al con­tra­rio, su aná­li­sis es­ti­lís­ti­co es bas­tan­te po­bre cuan­do no di­rec­ta­men­te nu­lo —Cradle of Filth no son epi­to­me de na­da, ni de sí mis­mos, aun­que lo crean di­fe­ren­te sus au­to­res— aun­que no por ello lo ha­ce un mal li­bro. Al me­nos sí otra co­sa. Comete erro­res de bul­to en lo mu­si­cal, pe­ro es ex­ce­len­te en su es­tu­dio sis­te­má­ti­co co­mo cró­ni­ca ne­gra de la (sen­sa­cio­na­lis­ta) cró­ni­ca ne­gra tras el black me­tal; es un buen en­sa­yo so­bre el mo­vi­mien­to, in­clu­so so­bre los des­ma­nes pe­rio­dís­ti­cos en el tra­to de la cró­ni­ca ne­gra, pe­ro su ci­runs­crip­ción tie­ne más que ver con el in­ner cir­cle que con el black me­tal per sé.

Aunque su desa­rro­llo en el ám­bi­to histórico-musical re­sul­ta una agra­da­ble, aun­que in­su­fi­cien­te, pa­no­rá­mi­ca del mo­vi­mien­to, y su tra­ba­jo al res­pec­to de los crí­me­nes y el tra­ta­mien­to que se le dio en pren­sa es ejem­plar, apa­bu­llan­te en ca­pa­ci­dad pa­ra des­mon­tar mi­tos y fan­ta­sías de am­bos la­dos de la trin­che­ra, el li­bro ha­ce aguas cuan­do se ex­ce­de en la hi­po­té­ti­ca ad­he­sión na­cio­nal­so­cia­lis­ta del gé­ne­ro. Mientras los dos pri­me­ros as­pec­tos tie­nen una ló­gi­ca sub­ya­cen­te que pue­de sus­cri­bir­se sin «pe­ros» —el black me­tal no tu­vo án­ge­les por crea­do­res, lo cual ha­ce ló­gi­co que se abor­de no só­lo co­mo en­sa­yo mu­si­cal, si­no co­mo cró­ni­ca — , la ter­ce­ra ca­re­ce de cual­quier ba­se: a pe­sar de que de­di­can una can­ti­dad des­afo­ra­da de pá­gi­nas a tra­tar la ads­crip­ción na­zi den­tro del mo­vi­mien­to, no son ca­pa­ces de crear si­quie­ra la sen­sa­ción de que exis­ta una au­tén­ti­ca uni­for­mi­dad que jus­ti­fi­que su dis­tin­gui­do tra­ta­mien­to. Las fi­lia­cio­nes evi­den­tes del black me­tal a la ultra-derecha bri­llan por su au­sen­cia, al me­nos en tan­to mo­vi­mien­to. Problema que re­dun­da en el no-tratamiento del ám­bi­to mu­si­cal, ya que ig­no­rar a Nargaroth pe­ro ha­blar de Absurd que­da ra­ya­no el ab­sur­do, al me­nos tan­to co­mo afir­mar que el black me­tal se sos­tie­ne so­bre ideas de su­pre­ma­cía blan­ca. O al me­nos no cuan­do se ig­no­ra el uso iró­ni­co de los sím­bo­los fas­cis­tas por par­te de mú­si­cos del gé­ne­ro, des­de Mayhem has­ta Anorexia Nervosa —aun­que és­tos úl­ti­mos, ya más co­mo The CNK—; no es más par­te del black me­tal Sebastian Schauseil que René Wagner, si es que no me­nos: que el pri­me­ro ma­ta­ra a un chi­co y el se­gun­do no, no nos di­ce na­da so­bre su ads­crip­ción al mo­vi­mien­to; que el se­gun­do com­pu­sie­ra un dis­co con­si­de­ra­do ca­nó­ni­co den­tro del gé­ne­ro, Black Metal ist Krieg, sí nos ha­bla al res­pec­to.

Tal pro­ble­ma no só­lo re­dun­de en lo mu­si­cal, si­no tam­bién en las ba­ses: los gru­pos de black me­tal con­si­de­ra­dos na­zis, auto-declarados NSBM, son nin­gu­nea­dos por su ca­li­dad, es­ca­sa, o por su au­ten­ti­ci­dad, nu­la. El black me­tal es mi­sán­tro­po, qui­zás pa­ga­no, no su­pre­ma­cis­ta. Su men­sa­je siem­pre ha os­ci­la­do en­tre lo sa­tá­ni­co y lo pa­ga­no, en­tre cier­ta ads­crip­ción in­cons­cien­te al cris­tia­nis­mo y un com­ba­ti­vo ejer­ci­cio anti-sistema, que ha da­do tan­to lu­gar a fi­lia­cio­nes na­cio­nal­so­cia­lis­tas, en el ca­so de Absurd, co­mu­nis­tas, en el ca­so de los se­mi­na­les Sarcófago, o anar­quis­tas, ha­blan­do de Panopticon. Al fin y al ca­bo, ni si­quie­ra el na­cio­na­lis­mo se fil­tra en la mú­si­ca de los gran­des del gé­ne­ro auto-considerados co­mo ta­les: ni Vikernes ni Fenriz ha­cen alu­sio­nes ex­tre­mas en su mú­si­ca, no así ne­ce­sa­ria­men­te en sus (bur­dos) ejer­ci­cios pro­mo­cio­na­les; sien­do que la pro­mo­ción no es mú­si­ca, e in­clu­so es­tá más pró­xi­mo de la pro­vo­ca­ción que de la ideo­lo­gía, in­clu­so aque­llo de­be­ría de­jar­se en sus­pen­so. Ser na­zi no ha­ce tu mú­si­ca na­zi, o el clá­si­co «ser ma­la per­so­na no te ha­ce ser mal ar­tis­ta».

El pro­ble­ma de tal es­pan­ta­da, es que pe­can de los mis­mos pre­jui­cios que acu­san: igual que la pren­sa bus­có con­ver­tir­los en sa­tá­ni­cos des­al­ma­dos que po­dían des­es­ta­bi­li­zar la na­ción, cuan­do en reali­dad su po­ten­cial era más bien ado­les­cen­te —en los 90’s se que­ma­ron más igle­sias por ac­ci­den­tes o tor­men­tas que por aten­ta­dos re­la­cio­na­dos con el gé­ne­ro; la na­tu­ra­le­za y los des­cui­dos pa­re­cen bas­tan­te más pe­li­gro­sa pa­ra las igle­sias de ma­de­ra no­rue­gas — , Moynihan y Søderlind bus­can con­ver­tir­los en neo-nazis que po­drían des­es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma. ¿Por qué? Por el sus­tra­to ma­te­rial del pre­sen­te: el na­cio­nal­so­cia­lis­mo es ta­bú tal que con­ju­ra de­mo­nios allá don­de no los hay —que no por ello el na­zis­mo es una sa­lu­da­ble ideo­lo­gía co­mo otra cual­quie­ra, pe­ro no de­be usar­se co­mo he­rra­mien­ta de cen­su­ra — , usán­do­se en­ton­ces co­mo ex­cu­sa pa­ra cen­su­rar cual­quier con­duc­ta que se con­si­de­re inapro­pia­da. Si quie­res anu­lar la le­gi­ti­mi­dad de un mo­vi­mien­to, acú­sa­lo de su­pre­ma­cis­ta; o de sim­pa­ti­zar con ETA, en España.

Aunque su­fren de un in­si­dio­so ata­que de ama­ri­llis­mo ha­blan­do de ami­gos del sa­lu­do ro­ma­no, tan in­si­dio­so co­mo pe­li­gro­so: les ha­ce si­tuar­se en una po­si­ción ideo­ló­gi­ca­men­te com­pro­me­ti­da que les ha­ce ver fan­tas­mas don­de hay som­bras, es una ex­cep­ción. Resulta sor­pren­den­te có­mo con­si­guen lle­var a los pro­ta­go­nis­tas ha­cia de­cla­ra­cio­nes per­so­na­les fue­ra de sus dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes ha­bi­tua­les —que de­fi­nen ese naïf cam­po tra­vés en­tre iro­nía y ge­nui­na con­fu­sión ado­les­cen­te — , ha­cien­do del pro­ce­so un in­tere­san­te ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción que re­sul­ta­ba si­no im­po­si­ble al me­nos sí im­pro­ba­ble en los im­pli­ca­dos. En na­da que­da­ría esa ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­les ha­blar si­no vi­nie­ra acom­pa­ña­do de un ele­gan­te tra­ta­mien­to de de­cla­ra­cio­nes, co­sa que en­con­tra­mos: con­tras­tan di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta, en oca­sio­nes an­ta­gó­ni­cos en­tre sí pa­ra de­mos­trar que, co­mo mo­vi­mien­to, el black me­tal no tie­ne na­da de ho­mo­gé­neo: hay tan­tas va­rian­tes de pen­sa­mien­to en su in­te­rior co­mo po­si­bles va­ria­cio­nes de ba­se se pue­dan con­ce­bir. Es ló­gi­co. Por eso tie­ne aún me­nos sen­ti­do su ob­se­sión con ads­cri­bir­los al na­zis­mo. Como mo­vi­mien­to ro­mán­ti­co pue­de de­ri­var con sen­ci­llez ha­cia los na­cio­na­lis­mos más agre­si­vos, in­clu­so tam­bién en el fas­cis­mo, lo cual no ex­clu­ye en nin­gún ca­so que su ba­se sea una opo­si­ción fie­ra, sin ads­crip­cio­nes ideo­ló­gi­cas de ín­do­le ex­tre­ma, con­tra el sis­te­ma: la re­cu­pe­ra­ción de los orí­ge­nes, de los mi­tos fun­da­do­res, tras­cien­de la me­ra con­di­ción de mo­vi­mien­to fi­lo­fas­cis­ta. Cosa que, aun­que ellos mis­mos de­jan caer, pa­re­cen ol­vi­dar en su deses­pe­ra­do in­ten­to de vin­cu­lar­los con 卐El Mal卐®.

Su do­cu­men­ta­ción, bas­ta y ri­ca en de­ta­lles —des­de có­mics pa­ró­di­cos has­ta en­sa­yos, pa­san­do por en­tre­vis­tas y ar­tícu­los an­te­rio­res o rea­li­za­dos pa­ra la oca­sión — , ha­ce de Señores del Caos una au­tén­ti­ca obra de re­fe­ren­cia so­bre el black me­tal, al me­nos en cuan­to mo­vi­mien­to so­cial. Si en vez de ob­ce­car­se con lo na­zi hu­bie­ra pro­fun­di­za­do en lo mu­si­cal, in­ten­tan­do dis­cer­nir los di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos y evo­lu­cio­nes que van acon­te­cien­do en el tiem­po —co­sa que ha­ce al prin­ci­pio, sal­vo por­que desis­te de ha­cer­lo se­gún ci­mien­ta la idea de que una vez es­ta­ble­ci­do el gé­ne­ro ya es black me­tal a pe­sar de su pro­pia ho­mo­ge­nei­dad — , en­ton­ces no só­lo es­ta­ría­mos ha­blan­do de un muy buen en­sa­yo, si­no de un ejem­plo im­pres­cin­di­ble de co­mo tra­tar una cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca. Crónica pe­rio­dís­ti­ca que po­dría ser otra co­sa, al­go más. Algo más que po­dría ha­ber si­do el can­to de cis­ne de un mo­vi­mien­to, que se que­da só­lo en un ex­ce­len­te ejer­ci­cio de do­cu­men­ta­ción y des­mi­ti­fi­ca­ción: ni el blac­ker era tan bra­vo ni tan equi­vo­ca­do: de­ma­sia­das mo­les­tias se to­mó la pren­sa pa­ra lo que, en teo­ría, era na­da más que un mo­vi­mien­to mar­gi­nal ex­ce­di­do en in­ten­cio­nes. No du­da­ron sin em­bar­go en se­pul­tar­lo ba­jo los es­com­bros de una reali­dad ma­ni­pu­la­da, de un rea­lis­mo sen­sa­cio­na­lis­ta.

Satanistas o na­zis, in­clu­so te­rro­ris­tas, las con­si­de­ra­cio­nes que se to­man ha­cia el mo­vi­mien­to po­drían re­sul­tar in­clu­so có­mi­cas de no te­ner una tan fu­nes­ta in­ten­ción: ma­sa­crar cual­quier for­ma de ro­man­ti­cis­mo, de gue­rra abier­ta con­tra un sis­te­ma co­rrup­to. Si en un año se que­man más igle­sias por ac­ci­den­tes que por sa­ta­nis­mo, ¿por qué lan­zar­se tan rá­pi­do pa­ra api­lar ma­de­ra en la pi­ra don­de que­mar a las bru­jas na­ci­das de aquel ne­gro me­tal?

Artículos re­la­cio­na­dos

Black me­tal: el ata­que de la ma­sa aglu­ti­na­do­ra
El black me­tal es el nihi­lis­mo que an­te­ce­de al de­seo de vi­da que se en­cuen­tra en lo pa­ga­no
Deconstruye el pai­sa­je pa­ra ha­cer cre­cer el mun­do de me­tal os­cu­ro

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *